Pedagojia filosofica por la Principal de la Escuela de Ambos Sexos. Núm. 1. 1863. (Juana Manso) Ortografía original.

Leida en una de las conferencias de Maestros.

La incredulidad niega la realidad ó

la importancia de lo nuevo aunque sea evidente,

y la desidia no levanta los ojos para verlo.

Eduardo Benot

I.

Déban mis palabras traer la conviccion á los espíritus; déban pasar desapercibidas por mis contemporáneos, ante la indiferencía ó la injusticia jamás vacilará mi fé.

Estoy resuelta á levantar una bandera.

La Reforma. Su distico es : No mas rutina.

Encadenada por la necesidad obedeceré su ley implacable, pero las verdades de que está penetrado mi espiritu, las diré á la faz de Dios y de los hombres; y habre cumplido el deber de las almas fuertes, que antes de mi han derrocado sistemas añejos, y revelado verdades luminosas que mas tarde, han sido revindicadas por el estudio, y aprovechadas por el progreso.

II.

 Un día cediendo a un impulso que nunca he podido ó he tratado de dominar, saliendo de las condiciones que prenden la mujer de estas rejiones al ignorantismo, quise aprovechar las horas de la expatriacion, quise conocer el mundo que me habia precedido, yá que el conocimiento de mi propia individualidad anterior, es el secreto de la vida y el secreto de Dios. Abri pues ese templo misterioso del que la preocupacion nos ha cerrado la puerta y abri sin temor las paginas eternas de la Historia de la Humanidad. El mundo griego y el mundo Romano el mundo antiguo y el mundo moderno, se ofrecieron por su turno ante mis ojos ávidos de luz. Contemplé la infancia del Arte, contemplé todas las modificaciones de la civilizacion antes que el espiritu sublime del cristianismo le imprimiese su cuño actual de grandeza. Fueron latentes á mi vista los esfuerzos sucesivos de la humanidad por emanciparse del error y de la ignorancia. Contemplé la infancia de la sabiduria, esplicando los fenómenos de la creacion por los sentidos, é inventando sistemas que el génio derribó mas tarde á costa de las llamas y de los martirios.

La filosofia es la historia del espiritu humano, y esa historia me mostró la humanidad á tientas; Idolatra antes de los cristianos; trocando las leyes del equilibrio y movimiento de los astros, antes de Galileo; ensayando revelarse á si propia y por un encadenamiento de Escuelas sucesivas llegar á Bacon y Descartes.

III.

En Educacion como en toda otra ciencia, se ha principiado á tientas: considerándola la mas humilde, no se le ha dado la importancia que ella encierra en sí.

La Educacion tiene tambien su historia, como la Filosofía y la Civilizacion tienen la suya.

Cada raza, cada pueblo, cada siglo, cada generacion, la han comprendido á su modo.

La ciencia económica es la que definitivamente ha venido á colocarla en su verdadero terreno, enseñándonos que la Educacion es la llave de los problemas sociales que en vano buscarian otra solucion.

En esto estamos conformes, ni yo podria decir mas de lo que otros han dicho.

Veamos si, cual ha sido la marcha seguida hasta ahora.

De qué base se ha partido.

 Qué reglas se han observado.

Acabo de hojear con interés, diferentes cursos de Pedagogía, unos mas sencillos, otros mas complexos, unos mas ó menos distantes de la verdad. Unos han creado sistemas. Otros han inventado métodos. Ninguno ha partido de la base fundamental de toda ciencia, de toda arte, de todo invento.

IV.

Tal vez no soy mas que la repercucion de un éco; pero aun cuando así sea, la lectura del libro del Sr. Benot  “Errores en Materia de Educacion”, me ha puesto en el camino de la verdad. No hay sino un punto de partida racional y posible, para la Educacion.

«El estudio de la naturaleza del hombre, como la ha formado el «Creador.»

 «El hombre es un ser complexo; físico, moral, é intelectual.

«Ese Ser, está dotado de una escencia ó substancia inmaterial, que «se revela por tres estados ó aspectos diferentes, pero que constituyen se revela por tres estados ó aspectos diferentes, pero que constituyen una unidad perfecta.

 «El alma: sensible, inteligente y activa.

«Acompañar el desarrollo del alma en todas sus faces, es la mision de la Educacion, y es la teoría de mi doctrina.»  «No adelantarse ni  postergar ese desarrollo, sino secundarlo.»

«La Instruccion es un medio, pero antes de instruir es necesario educar. .»

Cuál seria el labrador que empezaria su sementera sin prévia preparacion de la tierra? Ninguno.

Todos saben que solo deben confiar su simiente á los surcos abiertos por el arado. Pero en la educacion, haciendo puente á la imperiosa naturaleza, se empieza por lo abstracto y no por lo concreto como deberia ser. La educacion primaria es á el alma humana, lo que á la tierra la preparacion y el arado.

V.

Me direis que se ha repetido que además de física, la educacion debe ser moral é intelectual; pero es que la educacion es una cosa, la instruccion es otra.

No trataremos del primer período de la vida, vegetativo ó animal no es de nuestro domínio; en él la madre y la nodriza son el educador. (*)

Observemos la naturaleza.

Cuando los huesos empiezan á tomar consistencia; cuando el desarrollo de los órganos y de los sistemas es latente.

Es en ese momento; á los seis años, que se envian los niños á la escuela.

Pero si en ese momento el hombre físico empieza á bosquejarse, el hombre moral é intelectual es todavia un ente embrionario.

El primer aspecto del alma que se desarrolla es la sensibilidad; hay una causa-el contacto del niño con el mundo exterior.

El placer ó el dolor determinan ese estado.

Los sentidos reciben las impresiones esteriores y las transmiten á el alma.

Es decir el alma por intermedio de los sentidos, percibe.

Percibir no es conocer.

La percepcion corresponde á la sensibilidad ó impresionabilidad.

El conocimiento es una funcion del raciocinio último y mas elevado aspecto del alma; y que corresponde á otra órden de fenómenos psicológicos.

VI.

Nosotros lejos de empezar nuestra tarea por los ejercicios de percepcion, nos dirigimos luego al conocimiento.

Antes de educar, de desarrollar, de dirigir los órganos de la comprehension; exigimos que el niño conozca las letras y comprenda el mecanismo de la lectura.

De la utilidad intrínseca de la lectura, se dedujo que se deberia empezar por ella la educacion; mientras que la lectura es solo un medio de la instruccion.

Nuestros mayores decian “La letra con sangre entra”. Nosotros mas humanos ó mas ilustrados hemos buscado vencer la dificultad mejorando los métodos de la lectura para ponerlos al alcance de los niños, pero la dificultad está en otra parte: en la naturaleza que violentamos.

Bueno es simplificar los métodos; pero mejor seria no tratar de violentar la naturaleza sino secundarla por una práctica racional.

La educacion no debe de empezar por definiciones, sino por las nociones practicas mas simples.

Es necesario seguir la naturaleza paso á paso; sin retardarla, y sin anticiparse á su desarrollo.

No estamos para enseñar loros, sino para educar almas, y dirigir inteligencias.

VII.

Efectivamente la lectura no debería ser obligatoria al párvulo desde el primer dia que pisa la escuela.

Vico ha dicho “El hombre sabe, lo que hace”  con mas razon puede decirse “el niño sabe, lo que vé ”.

 Esa conviccion que aun no había llegado al estado de certeza en mi espiritu, fué la que me impulsó en gran parte á proponer que se adoptase el dibujo lineal geometrico en las Escuelas.

Hoy lo creo el fundamento racional de la primera face de la educacion; mas propio á favorecer el desarrollo de la percepcion.

Cuando el primer paso de la educacion ha sido el desarrollo de la percepcion; pocas semanas bastarán á hacer comprehensivo tan improbo trabajo.

El hombre sabe, lo que hace; el hombre pues, no puede hacer lo que no sabe.

El niño sabe, lo que vé—Todo lo que no vé, para él es abstracto. Sabe trazar una linea recta y conoce que es recta por que la vé, y comparandóla á una curva las diferencia. Conoce lo que es un triangulo, un cuadrilátero, un circulo, por que vió con sus ojos y la diferencia que existe entre esas figuras, está patente á sus ojos, y sus ojos transmiten esa certeza á su conocimiento relativo.

Pero adónde vé el niño las partes de la oracion, las calidades del nombre, la declinacion y sus casos?

Aprenderá de memoria las definiciones gramaticales ó geográficas, pero no sabe lo que dice, ni sabe lo que hace.

Ahora, en cuanto á las esplicaciones, y á los análisis gramaticales me falta decir, que: el análisis es la obra prima de la refleccion. Refleccion en la Infancia!

VIII

«Cultivar las facultades sin haberlas antes desarrollado, es ilógico procedimiento en Educacion» nos dice Benot.

Se deduce de esto, que deberá dividirse la educacion, de la instruccion, y no anteponer la segunda á la primera.

La educacion se nos ha dicho debe de ser: física por la Gymnástica, moral para el alma, intelectual para el espíritu.

Complexa como el alma misma, se encamina al mismo fin para que el alma fué creada. La libertad, en su mas lata acepcion. La educacion empieza por el primer estado ó aspecto del alma, la sensibilidad.

Una série de impresiones transmitidas por los sentidos desarrollan la percepción.

El aspecto ó estado que se desarrolla despues de la sensibilidad, es el estado moral; como modificacion del anterior.

El niño empieza á amar.

“El alma se desenvuelve instintivamente”,  sin conciencia de los fenómenos de que es el orijen.

La sensibilidad se nos presenta debajo de tres aspectos-física, esta es la de la infancia; moral, corresponde á esa facultad divina del alma, el amor; intelectual, corresponde á el período del desarrollo, en que se manifiesta la razon.

Es ilógico, pues, no educar primero las facultades que se pretenden cultivar, porque el fin de la educacion no es instruir, es formar el alma, dirigir la voluntad, atraer y evitar!

 Atraer al bien.

 Evitar el mal.

IX.

El primer paso de la educacion es poner el alma del niño en relacion con una serie de objetos que despierten su atencion, por intermedio de los sentidos. La vista, el oído, el tacto, el olfato, el paladar.

El otro medio, orijen fecundo de cuanto grande y sublime se encierra en el mundo conocido; el amor en su acepcion abstracta.

 El amor no se impone, pero se inspira por la atraccion.

En el tierno corazon del niño, es el amor el que insinúa el deber, la obediencia, la moral, por la simpatía y la gratitud.

Todos somos sensibles al buen modo, á la dulzura, á la benevolencia, á la prudencia, á la generosidad á la amistad, á la abnegacion al sacrificio; los corazones ingratos raras veces lo son en tanto estremo que no tengan algun lado vulnerable; pero si en la infancia bien hay inconsideracion, la ingratitud es desconocida, por que entre el error y el vicio hay un abismo.

Es un error muy grave tratar de cultivar la inteligencia sin desarrollar primero las facultades que conocen y comprehenden.

Es un error cifrar el mérito en tal ó cual ramo de la instruccion y no tratar primero de formar el corazon por la práctica de la obediencia, de la docilidad, del deber en fin.

El objeto primordial es formar hombres buenos y morales; no sábios.

X.

He dicho alguna vez que en materia de educacion todo estaba por hacerse.

Esa es mi opinion.

Otros han aseverado que las escuelas de Buenos Aires estan á la par de las escuelas de Ia Union Americana.

Sin embargo, yo que he pasado un par de años en aquella parte del mundo creo que nos falta un buen retazo de camino no digo para igualarlas, pero solo para aproximarnos á ellas.

Para que los Estados Unidos sean la última palabra de la civilizacion moderna, solo falta que la espada del Gobierno de Washington quiebre el último eslabon de la esclavitud en aquel suelo privilegiado.

Nosotros para pronunciar la primera palabra de la civilizacion, necesitamos primero despojarnos de la jerga de la barbárie. Suprimir el rancho y el lazo, la carreta y el chiripá.

Nosotros no tenemos Escuelas tenemos casas donde se aglomeran criaturas.

¿Tenemos un plan de instruccion general que parta por escalones, de lo primaria á lo elemental, de lo elemental á lo superior y de ahi á la segunda enseñanza?

Todo está en embrion, en germen, en proyecto.

Nuestra marcha no es fija, segura, lógica, racional.

Somos rutineros, no progresistas.

Decimos es preciso sistemar la enseñanza?

Pero el sentido comun no conoce sistemas. Decimos es preciso uniformar los testos.

Pero la uniformidad de los testos es la rémora del progreso, es la valla del pensamiento, la barrera de la ciencia, la prision del alma dentro de un circulo de hierro.

XI.

Vamos á finalizar reasumiendo la doctrina de Benot de la que nos declaramos sectarios y apologistas,

 1 º No apareciendo las facultades del hombre sino sucesivamente el objeto de la educacion primaria, será despertar la atencion y la curiosidad del niño, por medio de nociones prácticas que desarrollen la percepcion; porque el niño aprende lo que vé y no lo que le esplican.

2º Deberán dividirse los niños en grupos, segun las disposiciones intelectuales que en ellos se noten: sobresalientes, buenos, regulares y torpes. (1)

3 º Desarrollada la percepcion; en el periodo siguiente, se desarrolla la memoria, porque las nuevas ideas, de ahí nace la imaginacion, y por último aparece la razon con sus dos procederes, inductivo y deductivo.

4 º La teoria de las facultades del alma.

Hemos dicho no se presentan estas, simultáneas, sino cronológicamente. De los 6 á los 8 años la percepcion, de los 8 á los 10, la atencion y la memoria; en adelante la comprehension y por último la razón.

Hay ecepcíones en todos los casos.

Es irracional que los niños aprendan materias que reclamen facultades no desarrolladas, por ejemplo definiciones de lo que lean, á los párvulos.

 6º La enseñanza debe dividirse en el mismo órden cronológico en que aparecen las facultades y partir de lo concreto á lo abstracto, de lo práctico à lo reflexivo.

7º Igualmente debe ser la enseñanza modelada al grado de fuerza intelectual concedido por Dios á la criatura.

8º No empezaremos por lo normal sino por lo fenomenal. Citaria en apoyo de esta face de la nueva doctrina la teoria de la Escuela Pestalozziana.

XII.

Dirémos pues, que todo niño que entre á la Escuela, como el diamante ó el mineral que sale de las entrañas de la tierra, debiendo ser considerado como materia prima, será sometido al primer procedimiento educacionista.

Despertar su atencion, desarrollar la percepcion.

El maestro debe ejercer sobre el alumno la irresistible autoridad del cariño—la atraccion del amor y de la caridad para poder penetrar en su corazon y formarlo para el bien.

Llega el momento de enseñar. Enseñar, no es exponer una verdad, sino establecer una serie de ejercicios que faciliten al alumno su adquisicion.

La educacion intelectual ó Instruccion tiene el doble objeto de desarrollar las facultades, y proveer de conocimientos.

Dice Benot:

“Es mas importante el desarrollo de las facultades, que la adquisicion de los conocimientos: Con facultades desarrolladas siempre se pueden adquirir conocimientos. Mientras que por poseer ciertos conocimientos especiales no se deduce que se haya desarrollado la inteligencia.”

Pero para este resultado el maestro tiene que esperar la edad en que esas facultades aparecen, por que Dios ha determinado su instante de aparicion y la esfera de accion en que han de ejercitarse.

Pero, como educar es, desarrollar, cultivar y dirigir, siempre que acompañe mas el alma en su desenvolvimiento cronologico, concretandonos á hacer hacer ejercicios prácticos desde la atencion hasta las primeras nociones y de estas á los elementos de los conocimientos, habremos llenado nuestra misión.

Distribuyamos el trabajo segun las edades.

Dividamos la niñéz en cuatro periodos.

Llamemos al 1 º periodo de atencion y observacion.

2 º Periodo, de observacion y comparacion.

 3º Periodo, ejercicios de memoria.

4 º Periodo, ejercicios de imaginacion.

Graduemos las Escuelas, en Primarias y Elementales, ensanchemos el circulo de las nociones y de las materias de la enseñanza, y convenzámonos que deben dividirse esas mismas materias en relacion á las facultades requeridas para su comprension.

XIII.

Newton ha dicho “la atencion es el genio”.

Sin adoptar este aserto de Newton como un axioma, hemos llegado al convencimiento, que es el punto culminante á que deben de tender los esfuerzos del maestro.

El secreto de la educacion es hacerse amar y despertar la atencion por medio del interes.

Si me fuera permitido, diria que el maestro debe ejercer hasta cierto punto, una atraccion magnética sobre el alumno. No sabré decir si el hacerse amar es un don del Altísimo ó si hay reglas que se enseñen ese secreto de las organizaciones privilejiadas. Segun la opinion de Julio Simon. Son aquellos que mas aman, los que llegan á ser mas amados. Asi es que aquellos maestros que sientan en su corazon, un sincero amor por sus discipulos, y un verdadero interés por la emancipacion del alma humana, de las sombras de la ignorancia, serán tambien los que posean el secreto de atraerse los corazones injénuos de los niños y despertar su intelijencia, porque cuando el niño ama á su maestro, lo escucha con gusto y con interés, con atencion y con placer. No terminarémos sin presentar un plan de estudios calcado sobre las nuevas doctrinas de Benot, al que hemos hecho aquellas modificaciones que mejor se armonizan con nuestras propias ideas.

1870

Al reproducir este pequeño esbozo que vió la luz pública en la Nacion Argentina y traducido al francés en el diario el Progreso, tenemos en vista constatar que nuestro punto de partida es fijo, que aun cuando nuestras ideas se hayan ensanchado por el estudio y la reflexion en estos seis años transcurridos desde aquella época, todavia nuestras convicciones son las mismas en sus bases fundamentales, y al volver á leer en 1870 nuestro trabajo de 1863, sentimos el consuelo de encontrarnos siempre el mismo corazon y el mismo punto, de partida.

(*) Hay ahora en Alemania Escuelas Normales para las nodrizas por el sistema de Froebel.

(1) Hoy he modificado mis opiniones á este respecto y creo que el gradualismo de la enseñanza es la resolucion del problema de la educación.

Juana Manso

Ortografía original. Anales de la Educación Común. Buenos Aires, Vol. VIII, 1869.