Juana Manso. El derecho a vivir una historia de amor Prof. Karina P. Belletti y Dr. Barry L. Velleman (se encuentran investigando nuevas fuentes de la vida y obra de Juana Manso)

En la edición 13 del Jornal das Senhoras que se publicó en Río de Janeiro desde 1852 a 1855, Juana Manso, su creadora y directora hasta julio de 1852, elegía contar a las suscriptoras del periódico femenino una historia de amor diferente.

La biblioteca digital del sitio juanamanso.org contiene, en un archivo pdf, los ejemplares que dirigió. En la página 98 del documento original, el cuento empieza así: “Recuerdos de Viaje: El General Thomas Pulgar y Ritinha, la cubana” (Jornal das Senhoras, 27 de marzo de 1852, págs. 98-99).

Resumen del texto en portugués: La palabra de Juana

                Una noche de invierno de 1846, escribía Juana que tuvo el placer de conocer a este célebre personaje. Según su relato, el así llamado general o ilustre liliputense había nacido en Tennessee, medía 22 pulgadas y pesaba 15 libras (55,8 cm y 6,8 kg). En las audiencias públicas, bailaba, cantaba y tocaba el piano que le había regalado la reina Victoria. Al finalizar el evento, ofrecía a la venta su retrato y biografía que coronaba con besos a las jóvenes fanáticas.

                Hubo un segundo encuentro más personal en Filadelfia con motivo de un concierto del pianista Leopoldo de Meyer que auspiciaba la Sociedad Filarmónica. Allí fue donde nos cuenta Juana que se encontraron nuevamente. Pudieron conversar en francés y él le mostró con orgullo unas piedras preciosas que las reinas de Inglaterra y Francia le habían obsequiado luego de su gira por Europa. Al despedirse, Thomas, en un excelente francés le dijo: “Au plaisir de vous revoir”.

                La tercera vez que se habrían visto fue en Cuba, un año después, en 1847. En un viaje a Cárdenas, la celebridad conoció a Ritinha, “una criaturita homeopática como él”.

                A diferencia de Thomas, la joven cubana había vivido encerrada, oculta y en la vergüenza de ser distinta: “Fue entonces que Thom Pouce arribó a Cárdenas y la preocupada familia se anotició de que el general tenía una fortuna de un millón de dólares que había ganado solamente con mostrar al público su diminutísima persona. Los dos predestinados por el Señor, se encontraron”. La pasión y la propuesta de casamiento fueron el siguiente paso.

Los planes de gira a Europa y presentación estelar de su prometida se vieron estrangulados por el padre de la niña: “¿de qué tamaño serían los hijos de semejante matrimonio?”.

“¡Qué crueldad! Ritinha, arrastrada por sus padres al interior de la isla, se empezaba a olvidar de su perdido amor, al compás de las castañuelas…aprendía a cantar y a bailar para ganar el pan y una fortuna para su familia, mientras que el general desesperado y despechado se embarcaba en el vapor que lo conducía de regreso a New York”.

                La anécdota es una fábula. Desde los enlaces del futuro, se puede descubrir que Tom tenía solamente diez años en 1848. ¿Cuánto es cierto y cuánto es ficción de esta fallida historia de amor? Es importante desarmar el tejido si eso nos permite ver el diseño con el que Juana tejía los hechos.

                Si cerramos los ojos, imaginamos un domingo cualquiera de calor abrasante. En la escena, las señoras suscriptoras del jornal se sientan a mirar el figurín o molde de un vestido que trae la publicación.  Mientras mueren por conocer los detalles del último evento social en Río, se educan, se instruyen y escuchan el susurro al oído de Doña Juana Paula Manso de Noronha que tiene un propósito claro: la emancipación de la mujer en todos los colores. Les habla a todas: las solteras, las encadenadas por un matrimonio sin amor, las ancianas, las jóvenes, las más bajitas, las enanas y las más altas. Esta muñeca gigante con el puño lleno de verdades y reclamos de derechos escribe y las libera en portugués.

De la ficción a los hechos, hay algunos trechos

                No es la primera vez que podemos observar, en los escritos de Juana, la transferencia de la realidad a un plano original: entre otros textos suyos, se nota la misma técnica en su novelita semi-autobiográfica “A mulher do artista”, publicada en A Imprensa (Río de Janeiro) entre octubre y diciembre de 1852. ¿Qué aspectos del artículo “Thomas Pulgar” son verdaderos y cuáles son invenciones de la autora, destinadas a aumentar el impacto dramático y sobre todo la crítica social? Las respectivas biografías sugieren que el itinerario de la feminista porteña presenta grandes paralelismos con el de Thomas Pulgar: entre 1846 y 1848 los dos estuvieron en Nueva York, Filadelfia y finalmente Cuba. Aunque aparece cambiado el lugar de nacimiento y de la vivienda de Thomas (Connecticut, no Tennessee), otros detalles parecen auténticos: la riqueza de Thomas; su celebridad, sobre todo entre las señoritas del público; y el hecho de que viajaba con las joyas y otros “objetos de valor” que le habían sido obsequiados en Europa. Juana se refiere a un concierto del pianista alemán Leopoldo de Meyer, al que asistieron ella y Tomás en la Sociedad Filarmónica de Filadelfia: el 10 de noviembre de 1846 hubo un concierto de de Meyer en ese lugar. Otro artista que tocó esa noche fue el esposo de Juana, el violinista portugués Francisco Sá de Noronha (véase cartel a continuación), aunque no hemos encontrado ninguna mención de la presencia de Thomas en dicho evento.

                De gran interés también es la referencia de Juana a una tal Ritinha, de Cárdenas, Cuba, la enanita de quien se enamoró Thomas pero cuyo matrimonio fue prohibido por el padre de ella. El asombroso éxito de Thomas como figura pública contrastaba con el aislamiento de Ritinha, quien, bajo el “pulgar” de su padre, permanecía en casa y no circulaba en la sociedad. La prohibición de su matrimonio con Tomás, según la narración de Juana, apoya la crítica de una sociedad exclusionista y machista típica de los países latinoamericanos. Juana declara: “Ritinha era una muchacha de 17 años de edad, quien vivía desconocida, porque las Américas, española y portuguesa, son hermanas gemelas; por eso Ritinha seguía encerrada en casa de sus padres, porque la existencia de la pobre criatura, que tenía 23 pulgares de altura y 16 libras de peso, era una fuente de oprobio para la familia” (58,42 cm y 7,25kg).

                Aunque en nuestras investigaciones no se han encontrado evidencias de una “Ritinha” verdadera, en 1848 se publicó una noticia en la prensa habanera, traducida al inglés en el periódico The Golden Rule and Odd-Fellows Companion que aquí traducimos al español (véase la imagen a continuación): “Parece que una rival a Tom Thumb ha aparecido en Cuba, en la zona de Cárdenas, en la persona de una muchachita, sumamente hermosa y bien formada, una hija de un tal Don N. Valiente. Citamos lo siguiente de un diario habanero: ‘El General Tom Thumb tiene 16 años de edad [en realidad tenía 10: nota de los traductores K.P.B y B.L.V.], la pequeña criatura de quien hablamos tiene solamente trece, el general tiene 28 pulgadas de altura, nuestro diminuto fenómeno solo 18, y la única ventaja que posee sobre la Señorita Valiente el chico ciudadano de los Estados Unidos es el peso, puesto que [Thomas] pesa solamente 15 libras y nuestra enanita pesa veinte y dos’”.

                Thomas estuvo en Cuba entre enero y marzo de 1848. Juana llegó a la isla en octubre de 1847 y dio a luz a su segunda hija, Herminia, en marzo de 1848. La traducción del artículo de la Habana apareció el 25 de marzo del mismo año. Una hipótesis posible es que Juana leyera la descripción de la Señorita Valiente en los periódicos cubanos y que modificara los detalles para crear la ficción de un amor frustrado.

                Al igual que Sarmiento, la pluma de Juana se vuelve especialista en seleccionar cuidadosamente un hecho fáctico y moldearlo como si fuera un boomerang que nos mira a los ojos y nos expone.

                “El exilio de Juana Manso en Brasil la habría sensibilizado hacia la comprensión de la experiencia y la percepción de la alteridad, una inquietud que marcaría su trabajo posterior y la acompañaría por el resto de su vida” (Alejandra Judith Josiowicz, “Juana Manso in Brazil: Education, Citizenship and Cosmopolitanism”, Revista Brasileira de História da educação, 18 [48] [2018], p. 18. http://dx.doi.org/10.4025/rbhe.v18.2018.e010)

En lenguaje simple, la ficción de Doña Manso, con una claridad que parece de tiempos modernos, golpea en la sien de la hipocresía y reclama la integración del otro, al tiempo que arroja ácido sobre un mundo que miraba el bolsillo. Un escenario que con las luces apagadas ocultaba al distinto pero aprendía rápido a sacar partido si las luces enceguecían al verdadero amor. Un amor diferente que no pudo ser en ficción o realidad es mostrado bajo la luz de una escritora que miraba las almas, escuchaba los talentos y medía las pulgadas con la vara del corazón.

Traducción breve sobre Thomas Thumb: https://es.findagrave.com/memorial/1032/charles-sherwood-stratton

Actuó en el circo. Fue sin lugar a dudas, el enano más famoso de la historia. Phineas T. Barnum lo descubrió, lo apodó “El General Tom Pulgar” y lo llevó al éxito en 1842. Cuando Charles Stratton nació, era un bebé grande: pesaba un poco más de nueve libras. Se desarrolló normalmente, llegó a 15 libras y dos pies, sumando una pulgada de largo hasta los cinco meses de edad cuando dejó de crecer. Se detuvo el crecimiento pero a pesar de ello, fue un niño completamente normal. La boda en 1863 con Lavinia Warren fue la más celebrada de sus tiempos y tuvo dos mil invitados (el presidente Lincoln y su esposa enviaron regalos). Llegó a medir tres pies y cuatro pulgadas. La estatua que se hizo sobre el pedestal tomó en cuenta su altura real.

Descripción: https://images.findagrave.com/photos250/photos/2001/222/strattoncharlesbio.jpg
Charles S. Stratton (“Tom Thumb”) (1838-1883), su esposa Lavinia Warren (1842-1919) y su supuesta hija (https://www.findagrave.com/memorial/1032/charles-sherwood-stratton

Descripción: https://images.findagrave.com/photos250/photos/2018/193/1032_899fc3c6-9c94-4e56-9838-510153429421.jpeg
Sepulcro de Tom Thumb (https://www.findagrave.com/memorial/1032/charles-sherwood-stratton)

Descripción:  Charles Sherwood “General Tom Thumb” Stratton
Charles S. Stratton, alias “General Tom Thumb”

Descripción: C:\Users\noteb\Downloads\manso\filarmonicanoronha.jpeg
Programa de la Sociedad Filarmónica de Filadeldia, 10 de noviembre de 1846
The Golden Rule and Odd-Fellows Companion, 25 de marzo de 1848, p. 205