Search

Juana Manso: 143 años de su muerte

Comparte en:

El 24 de abril de 1875 a las cuatro de la tarde, moría Juana Manso, dos días demoran en sepultar sus restos, no puede ser recibida en cementerio católico, ya que se había convertido al protestantismo. Le habían sugerido en su agonía, renegar de su Fe, naturalmente no aceptó.

Pocos amigos acompañan la despedida, el pastor W.D. Junor declara a modo de epitafio: «Aquí yace una argentina que en medio de la noche de indeferentismo que envolvía a su patria, prefirió ser enterrada entre extranjeros, antes que dejar profanar el santuario de su conciencia por los impostores de sotana”,

Juana Manuela Gorriti, la escritora argentina que despide sus restos, dice en su discurso: “Juana Manso gloria de la educación. Sin ella, nosotras seríamos sumisas, analfabetas, postergadas, desairadas. Ella es el ejemplo, la virtud y el honor que ensalza la valentía de la mujer. Ella es, sin duda, una mujer”.

En la soledad y pobreza, que como una sombra la acompañaron a lo largo de su vida, moría una mujer lúcida y valiente que había alzado las banderas de la educación y la emancipación de la mujer, único camino real para tener República.

Su vida es un ejemplo de perseverancia, autenticidad y espiritualidad: “Mis títulos son haber leído mucho, haber pensado mucho, haber visto mucho y haber sufrido mucho; el sufrimiento es un buen maestro”, escribe.

Sin pertenecer a una distinguida familia, ni poseer recursos  -afrontó sola la crianza de sus dos hijas-, autodidacta, luchó por sus ideas y se enfrentó a los poderes que la atacaban con una firmeza de espíritu admirable.

Estuvo casi 20 años en el exilio, en Montevideo y Brasil,  donde abre escuelas para Señoritas en su casa y da clases de idiomas. Viaja a Estados Unidos y Cuba acompañando a su esposo, Francisco de Noronha, destacado músico portugués. Amante de las letras escribe poemas, novelas, obras de teatro, funda periódicos para la mujer y escribe artículos en los más destacados periódicos de la época. Traduce. Actúa en teatros cariocas, representando variados roles, es una mujer curiosa e incansable.

Luego de la caída de Rosas regresa a Buenos Aires con sus dos hijas, confía en ofrecer su inteligencia y experiencia para la reconstrucción de la Patria. Se ofrece como maestra pero no la aceptan.

Tiene que mantener a la familia y los artículos en la prensa o las clases de idiomas no alcanzan. Crea un periódico para mujeres: el Álbum de Señoritas. Su desvelo es liberar a la mujer de la ignoracia, sumisión y explotación a la que está sometida, despertarla para que asuma el rol social y público que por derecho natural le corresponde. A través de la prensa, la tribuna, luego la escuela y el libro, expone abiertamente sus ideas que generan virulentos ataques.

El periódico fracasa y regresa a Río de Janeiro. Se sumerge en el movimiento teatral de Brasil, como dramaturga y actriz. Luego de tres años decide retornar definitivamente a Buenos Aires.

Conoce a Sarmiento, con su apoyo inmediatamente comprende su misión y se consagra a la educación. Se respetan, comparten la misma visión: educación popular como herramienta indispensable para el desarrollo de la sociedad y la conciencia moral del ciudadano destinado a concretar los ideales de asociación, libertad y justicia. El modelo inspirador: Horace Mann.

La nombra Directora de la Primera Escuela de Ambos Sexos, durante seis años aplica sus ideas innovadoras: combate la enseñanza verbalista y dogmática, el maestro debe sugerir y guiar la labor del alumno en un ambiente alegre y confortable. Lucha por la eliminación de los castigos físicos, fomenta la implementación de recreos, la enseñanza de gimnasia, de música, de inglés.

Dirige los Anales de Educación Común desde 1865 hasta su muerte, traduce importantes obras de educación y expone los fundamentos de su pensamiento: la jerarquización y formación del docente, leyes y sistemas de educación basados en el estudio y la experiencia, responsabilidad civil y rol de la familia, fomento y creación de jardines de infantes, cooperadoras para asistir la indigencia, creación de bibliotecas populares y fomento del libro.  En síntesis, bases para la creación de un sistema educativo igualitario, obligatorio y laico que en 1884 permite la aprobación de la ley 1420. 

Juana Manso irrita, cuestiona a los gobernantes, a las instituciones, a la burocracia; reclama libertad religiosa, matrimonio civil, promueve la defensa del indio, los derechos del niño, combate el racismo. Cuestiona la hipocresía religiosa, las malas prácticas médicas, las copias de modas europeas, la pésima urbanización, el falso oropel de la cultura…En sus críticas teatrales rechaza la actuación artificial y exagerada de la época, alienta la actuación sincera y despojada, la creación de un teatro nacional.  Amante del arte y la cultura, intelectual progresista y librepensadora, atrapada en su época vislumbra un mundo nuevo y sabe el precio que debe pagar.

Hace 143 años moría Juana Manso, prócer argentina poco reconocida en su real dimensión. En 1915 sus restos son trasladados al Panteón de Maestros del Cementerio de la Chacarita, iban a ser arrojados a una fosa común. Hoy es un lugar olvidado, casi siempre cerrado, en mal estado, no recibe homenajes ni visitas. Unas placas recordatorias, sus restos ya no están allí…

Una mujer pensadora es un escándalo. Ay, pues, de aquel por quien el escándalo venga. Y usted ha escandalizado a toda la raza! Sufra usted, por tanto, con la pena, tanta dicha!”, le escribe Sarmiento.

Tanta pena y tanta dicha, Juana Manso una mujer para emular.

María De Giorgio

Te gusto:

Últimas entradas

Categorías

Etiquetas

Últimos Artículos