Search

Expropiación del Convento de San Lorenzo, Nicasio Oroño-Juana Manso, Anales, 1867

Comparte en:

Poder Ejecutivo de la Provincia

Santa Fé, Junio 3 de 1867.

A la H. Cámara de Representantes

Son notorios para V. H. los incesantes esfuerzos del Gobierno por dotar á la provincia de instituciones y establecimientos públicos que puedan contribuir á su progreso y riqueza—Su principal cuidado se ha concretado especialmente á la enseñanza, y hoy no solo cuenta con un número considerable de Escuelas, sino tambien con varios Colejios para jóvenes de ambos sexos, los cuales no habrian podido establecerse ni sostenerse despues de creados, sin las sabias disposiciones que dictasteis el año pasado, y sin el apoyo moral del Gobierno y el del Tesoro público de la Provincia.

Prosiguiendo en este propósito, he concebido la idea de fundar una Escuela de enseñanza rural bajo un plan bien estudiado, en armonía con los recursos de que puede disponer la Provincia, y con tendencia á formar hombres capaces de dirijir todos los ramos de industria que se  relacionan con la ganaderia y el cultivo de la tierra, con el auxilio de principios científicos y de buenas prácticas, sin descuidar la enseñanza de las demas materias que constituyen la educacion y la instruccion en los tiempos actuales.

Para la realizacion de esta idea que tengo concebida desde mucho tiempo ha, encontraba una dificultad en el local aparente al efecto, pues por la naturaleza misma del Colegio Agrícola, es indispensable situarse en un Departamento donde exista la costumbre de cultivar la tierra, propencion al arado y en donde no sea la ganadería la única ocupacion de sus pobladores.

Es indispensable tambien un edificio capaz y apropiado á la vida en comun de gran número de alumnos, y en cuyas cercanías sea fácil disponer de una area mas que mediana de terreno público en el cual se pongan prácticamente en ejercicio las teorias enseñadas en la Escuela, y se pueda pastorear con libertad y sin inconveniente de ningun género los animales y rebaños, tipos cuya cria y mejoramiento entran en el plan de la enseñanza proyectada.

A pesar de que estas condiciones hacian casi desesperar de la idea, ellas se encuentran afortunadamente reunidas en un antiguo edificio que las concilia todas, ya se atienda al Departamento en que está situado, ya á su capacidad material para la habitacion de sus educandos, salas para clases, alojamientos de maestros, terrenos arables y de pastoreo en pequeño—Mas el destino áctual de ese edificio exige que antes de apropiarse para el noble y utilisimo objeto que dejo espresado, se le despoje legalmente de la sombra de razon en que pudieran apoyarse sus actuales ocupantes para conservarle bajo su esteril dominio.

Es con este objeto que ocurro á V. H. por la presente nota, para que, usando de las prerrogativas y derechos que le acuerdan la Constitucion, las leyes generales y el espiritu de la época, haga cuanto estuviese dentro de su vasta esfera para que el edificio de que se trata entre al dominio esclusivo del Estado y pueda ser destinado al objeto indicado.

Me refiero al convento conocidisimo de San Lorenzo, situado sobre la márgen del Paraná, á cinco leguas de la ciudad del Rosario.

Este convento ha pasado por las visicitudes á que están fatalmente condenados los establecimientos de su naturaleza. En su principio segun creo, fué abrigo de una comunidad franciscana cuya mision debió ser la propagacion en los desiertos del Chaco y de la pampa de los hábitos civilizados bajo la creencia cristiana, y la educacion de los campesinos y de los indios en los pueblos de esas fronteras—Pero en ningun tiempo se han señalado los P.P. franciscanos por conquista alguna de este género—Los pocos vestigios de civilizacion que hoy se encuentran en los desiertos de la jurisdiccion de esta provincia, recomiendan únicamente el celo apostólico de los Jesuitas en los tiempos en que estos tenian el coraje de abandonar los grandes centros de poblacion para internarse hasta las apartadas guaridas de los salvajes, y traerlos á la vida y trato de las sociedades civilizadas.—Pero si esos tiempos y ese coraje han pasado para los miembros de la Compañia, mucho mas han pasado para las órdenes mendicantes; así es que los pocos padres de hábito frasciscano que existen hoy en San Lorenzo, son completamente inútiles para la predicacion del evangelio, á mas de que se niegan á abandonar la inaccion en que viven por las privaciones de las misiones lejanas.—Mientras tanto, los pueblos y fortines de la frontera y algunos mas que sería largo enumerar, carecen en su mayor parte de un cura de almas para su poblacion civilizada, de un  catequista para los idólatras y de un maestro de escuela para los niños, funciones, todas que están llamados á desempeñar, por su instituto y votos, esos sacerdotes que por exelencia se denominan « propagadores de la fé ».

Ese reducido número de padres viven á espensas de la piedad del vecindario, sin mas cargo por parte de ellos que cuidar de la iglesia, decir misa y confesar, deberes que un cura y un teniente pueden desempeñar con mas economia y provecho de la feligresia. (Esos padres son, por otra parte, todos estrangeros)italianos en su mayor parte—La ignorancia de la lengua patria les hace sin duda no tener siquiera una escuela de primeras letras bien dotada y atendida, en sus claustros, como tampoco sostienen ninguna otra enseñanza, porque no tienen novicios á quienes preparar para el sacerdocio ni para las tareas de la conquista espiritual de los salvajes.

De esta esposicion estrictamente veridica, y á la que no quiero dar colores á que la misma veracidad me obligaria, por que no me propongo ennegrecer el cuadro, sinó demostrar la inutilidad de la permanencia de esa comunidad en embrion en el local en que existe, puede deducir V. H. cuan ventajoso seria para la provincia el que las celdas y refectorios de esos pocos frailes se convirtieran en dormitorios, aulas y comedores de una juventud educada para el trabajo y para la vida activa y laboriosa del siglo—Ella haria la conquista positiva y permanente de las soledades del Chaco; abiertas de poco tiempo á esta parte por una série de esfuerzos y de leyes de que tiene motivo para estar satisfecho el Gobierno de Santa Fé.

Ella llevaria allí el trabajo intelijente, los gustos nobles de la vida de las campañas, los vegetales exóticos, los animales de razas desconocidas, y á mas de prestar estos importantes servicios, rendiria el mas precioso todavia, de servir de modelo de respetuosos sostenedores de la ley, porque se habria imbuido en el Colegio el espíritu de las instituciones que nos rigen.—Las masas atentas desde tantos años atras á la doctrina del púlpito, parece que no han aprendido todavía como se concilia la libertad con el órden, la dicha temporal conquistada por el trabajo, con la felicidad eterna—Hagamos el ensayo de predicar la moral por la boca de los maestros de las ciencias de aplicacion, que dignifican al hombre, dándole una alta idea de la razon con que Dios lo ha dotado.

Esa es mi aspiracion, H. S.—No tiene hoy mas obstáculo para realizarse que el que pudieran oponerle los pretendidos derechos que están dispuestos á alegar los referidos padres, quienes han enajenado ya una parte de los terrenos que constituyen la fundacion del convento, sin que hayan consultado para nada á la autoridad civil antes que dar un paso tan atentatorio contra la soberania del territorio, ya se considere local ó de la nacion.

Estudiada por mi parte esta materia, he llegado á convencerme que semejantes derechos no existen sinó en la imaginacion parcial de aquellos hombres acostumbrados á considerarse como escepciones de la sociedad, y por esto espero de Vuestra Honorabilidad no solo una resolucion adecuada á mi propósito, sinó tambien que se servirá dar á este asunto la preferencia á que en mi concepto es acreedor.

Como está en las atribuciones de V. H. traer á si todos los antecedentes que requiere el mejor acierto en la resolucion que crea deber adoptar, consideró anticiparlos en esta nota, siendo suficiente para el objeto que me propongo la enunciacion del pensamiento y la demostracion de sus ventajas.

Dios guarde á V. H.

NICASIO OROÑO.

Juan Carreras

O.M.

ANALES DE LA EDUCACIÓN COMÚN. VOL. IV. 1867.

Ver antecedentes y correspondencia con Juana Manso. AQUÍ

Te gusto:

Últimas entradas

Categorías

Etiquetas

Últimos Artículos