Search

Correo del Plata. Juana Manso. La América Ilustrada,1872

Comparte en:

Buenos Aires, 4 de Abril de 1872.

LA AMÉRICA ILUSTRADA ha sido recibida aquí con jeneral aplauso; i según me informa el ajente de V., ha obtenido un crecido número de suscritores, esperando que pronto aumente el personal de éstos hasta una cifra sin precedente en esa clase de publicaciones; por lo que me congratulo con V. ya que mi buena fortuna me ha deparado el honor de prestarle el humilde continjente de mi labor. Tiempo era ya a fe, que los dispersos miembros de la familia hispano-americana se pusiesen al habla entre si, no solo por el vínculo de la navegación que recorre las costas del Pacífico i atravesando el Océano equidista de 20 dias New York, Rio Janeiro i Buenos Aires; no solo por los cables submarinos i los telégrafos en vía de realización, sino por una cátedra común de donde las inspiraciones de los espíritus elevados se hagan escuchar por los ámbitos de este continente, libres de todo color local, i de toda aspiración mezquina.

El acontecimiento mas notable a relatar a V., es la vuelta del “Sol Arjentino,” vapor destinado a la esploracion del Bermejo, cuya navegación parece un hecho resuelto, merced a los competentes trabajos hidráulicos dirijidos por los Sres. Roldan i capitán Paje. Esos trabajos, al decir de los entendedores, resuelven finalmente la comunicación fluvial con las ricas provincias de Salta i Jujui acercándonos a la Bolivia por la navegación del Pilcomayo, comunicable con el Bermejo por un canal que ya existió antes de la conquista según tradición de los indios, i que acabarán por rehabilitar. Como V. sabe, el Bermejo deriva su nombre, del color rojizo de sus aguas; el lecho del rio es de tierra arjilosa i naciendo en las mesetas inferiores de la rejion andina, atraviesa la fabulosa rejion del Chaco, entre cuyos descubridores se cuenta uno de mis antepasados, Andrés Manso, el que dejó su nombre a los llanos occidentales, que después de él no han vuelto a ser esplorados.

El Chaco se conserva en el estado en que lo encontró la conquista, i cada tentativa de navegación del Bermejo ha sido saludada con una nube de flechas por las montarazes tribus de aquellos desiertos, vírjenes de toda civilización.

En 1786 el coronel Arias, saliendo de Cangayó, llegó a Corrientes el 22 de Febrero de ese mismo año, en un viaje de 12 días. Nueve años mas tarde D. Adrián Cornejo, partió de la embocadura del Zenta a tres leguas de Orán, el 27 de Junio de 1790, llegando a la embocadura del Bermejo en el rio Paraguai, después de 55 dias de navegación i estimando la distancia recorrida en 408 leguas desde Zenta a la confluencia del San Francisco con el Bermejo, i desde aquel punto a el rio Paraguai, 130.

En 1826, cuando un espíritu emprendedor hacia presentir nuevas conquistas de progreso para estos paises, se formó en esta república una compañía con capital de treinta mil pesos fuertes para proseguir la empresa de la esplorasion del Bermejo, que despejase el problema de su navegación. Un francés llamado Soria, fue el que obtuvo el mando de la espedicion; era él un antiguo oficial de marina habitando el valle de San Francisco, i allí construyó la embarcación en que descendió el Bermejo hasta el Paraguai con 57 dias de navegación, i sin otro accidente que una descarga de flechas por los Totas.

Reinaba el Dr. Francia en el Paraguai en aquella época, i dando por pretesto que al Paraguai pertenecía la navegacion del Bermejo, decomisó los planos, diario de la navegación, etc., internando a Soria en el Paraguai.

La dictadura de aquel déspota, como las guerras civiles en que vivian envueltos estos paises, no permitió hasta 1855 que los espíritus prácticos volviesen a ocuparse de los verdaderos trabajos capaces de asegurar nuestro bien estar por la paz i el trabajo.

Como decía, recien en 1855 volvió a esplorarse el Bermejo, i por esta vez fueron los Salteños los que intentaron abrir paso a su industria, construyendo una especie de Chata al mando del americano Cydney Hickman, el que habiendo muerto de una fiebre maligna en el curso del viaje, parece se llevó consigo el ardor de la empresa. Llamóse aquella embarcacion el Mataco i partiendo de las Juntas de San Francisco el 12 de Marzo, llego a Corrientes el 22 de Mayo después de 70 dias de viaje. Independiente de este viaje del Mataco, en 1854 el capitán Lavarello habia hecho construir una embarcacion cerca de Oran, (sepultada el año pasado por un temblor de tierra) hizo su primer viaje por el Zenta cuyo nombre le dió, hasta la confluencia del San Francisco. Entró allí el 1° de Noviembre siguiendo hasta el rio Negro. Este punto adonde llegó Lavarello, dista 30 leguas de la ciudad de Salta, i ya se comprende la inmensa ventaja de reunir la navegación del San Francisco con el Bermejo. Toda la dificultad de aquella navegación, desaparecería con poblaciones ribereñas que gastando la leña que se aglomera en las riberas dejase exento el rio de ese tropiezo que arrastran sus aguas, ofreciendo en cambio puertos fluviales cercanos a Salta i Jujui, relegados en sus respectivos limites, con escasa espansion de sus exuberantes cosechas, merced a aquel plan de aislamiento de la conquista, que edificaba villorrios en las entrañas de un desierto, condecorando aquellas mezquinas poblaciones desaliñadas, con el pomposo nombre de ciudades; plan que presta una fisonomía tan característica a todo el continente sud del Nuevo Mundo, i que es hoi la mas terrible rémora que nos retiene en un estado casi primitivo.

Lavarello esperó las noticias del Mataco que habia obtenido mui buenos precios por sus frutos introducidos en aquel mercado, i una vez obtenidas, partió el 25 de Setiembre de 1855, llegando el 15 de Noviembre de ese mismo año al rio Paraguai. De esta vez, provisto el jefe de la esploracion de los instrumentos náuticos necesarios, tomó latitudes, lonjitudes, sondaje i todas aquellas observaciones capaces de ilustrar a los emprendedores de una nueva esploracion, trabajo de que Lavarello ofreció una copia al gobierno Arjentino. Estos breves apuntes tomados de la obra de Martin de Moussy, cierran el periodo de las esploraciones parciales i aventurosas del rio Bermejo.

Después de 1855, ocupado el pais con su política militante, las dos guerras que terminaron con las batallas de Cepeda i Pavón i la guerra del Paraguai que duró cuatro años, han sido eventos que han retardado este asunto. Se habia formado una compañía Salteña de navegación a vapor: después esta parece que no marchó de acuerdo entre si; tampoco ha publicado sus trabajos como debería haberlo hecho. Un negociante respetable de esta plaza, el señor don José M. Molina, es el presidente de la nueva asociación para navegar el Bermejo i a costa de sacrificios de todo ¡enero ha conseguido el último resultado habiendo esta espedicion remontado el Bermejo mayor distancia que las anteriores i habiendo llevado un diario regular de la navegación. Las vueltas del rio son tan repetidas como súbitas; otras veces derramadas sus aguas engaña, i después de perder un dia entero el navegante se encuentra a la noche en si mismo punto que dejó por la mañana, sin haber hecho otra cosa que una vuelta jiratoria en vez de adelantar en su camino.

En breves dias saldra otro nuevo vaporcito: “El Gobernador Leguisamon” i este viaje esperan muchos que sera el decisivo, como que aprovechara los trabajos ejecutados o suministrará nuevas observaciones para correjirlos. Entre tanto, el señor Leguisamon actual gobernador de Salta, ha concedido a esta compañía una cantidad de leguas cuadradas sobre ambas marjenes del Bermejo, que responde a los planes de colonización de la compañía. El mejor éxito de esas nuevas colonias dependerá de la jente que traigan.

La provincia de Salta por otra parte, es enteramente agricultora, i debiendo su clima ser cálido por su latitud tropical, merced a lo accidentado del terreno i su elevación sobre el nivel del mar, es antes frio su temperamento. Prodúcense allí todos los frutos del trópico, como los de la zona templada. La provincia está calculada en 5,000 leguas de superficie, i el último censo le da 17,564 habitantes apenas! Su suelo está perfectamente irrigado por un sistema hidrográfico natural, que puesto en esploracion haría de esta provincia una de las mas ricas i felices de la república, lo que por otra parte la transformaria en un verdadero Estado Federal.

Tiene la provincia de Salta 78 escuelas con 3,489 alumnos, gastando $ 9,891 i 50 centavos en el sosten de su escasa educación. Datos son estos, que dejan ver por otra parte que seguimos abriéndonos paso por medio de las brumas de la barbarie: sin embargo, principio quieren las cosas, i las bases de un sistema de educación pública están sólidamente lanzadas, a Dios gracias, con las leyes de subvención proporcional i la de bibliotecas populares. El hábito de los informes sobre la educación, se inocula en estos momentos, i en dos años mas habra adquirido uniformidad, sobre todo, si el ministerio de instrucción quiere trazar las bases de los informes para que los superintendentes nuevos en el oficio no se estravien.    I

I volviendo al Bermejo; “El Sol Arjentino,’’ fondeaba en esta rada junto con el paquete que nos traia en LA AMÉRICA ILUSTRADA, la viñeta ilustrativa de un vapor surcando las aguas del Orinoco en el otro estremo de este continente. ¡Qué resistente semilla de incuria nos ha dejado la sangre española, cuando después de medio siglo de independencia i con el ejemplo de los Estados Unidos a la vista, todavia se pierde el tiempo en luchas estériles, mientras presentan estos suelos en muchas partes el aspecto primitivo que antecede a la conquista !  I cuantos 50 años han de transcurrir todavia sin que finalmente se decidan estos pueblos a seguir el impulso que imprimen los Estados Unidos al espíritu del siglo en que vivimos!

Pensaba al ver el grabado de LA AMÉRICA ILUSTRADA, en estos dos ríos, en los confines del mismo continente, surcadas sus silenciosas aguas, allá en el Orinoco por un viajero que se aventura hasta Providencia, aquí el Bermejo navegado por este otro vapor, obedeciendo a un pensamiento mas vasto, respondiendo a una necesidad nacional; i francamente, aun cuando la inferioridad de otro sea mui pobre satisfacción, con todo, creo que podré dar gracias a Dios en lo íntimo de mi corazón, por estos destellos de buen sentido práctico que las repetidas esploraciones al Bermejo, como los esfuerzos por acelerar nuestra viabilidad, honran a la república Arjentina tan probada por sus pasadas desgracias.

El gobierno Arjentino ha enviado al oficial de marina Guerrico. a esplorar también el rio Negro en la Patagonia; el movimiento progresivo no cesa; se trazan nuevas vías ferreas, se lanzan puentes sobre los rios i todos los dias llegan inmigrantes a nuestras playas.

Se habla de fiebre amarilla en Montevideo a última hora, mas todavia espero que no se repita en aquella ciudad la epidemia que nos asoló aquí el año pasado. Pobre Montevideo! envuelto en la guerra civil, solo le faltaría la peste para aumentar sus conflictos.

JUANA MANSO.

La América Ilustrada, 30 Mayo de 1872

Te gusto:

Últimas entradas

Categorías

Etiquetas

Últimos Artículos

El Editor/Juana Manso,1872

Al comenzar el undécimo volumen de los Anales de la Educación Común, desde su aparición en noviembre de 1858, recordamos que han transcurrido siete años

Leer Más