Search

Biografía para niños

Una mujer fuera de lo común

Juana se interesó por mejorar la vida de los niños y las niñas de su época, cuando la mayoría de las personas no sabían leer ni escribir y las pocas escuelas que existían eran para los hijos de las familias ricas.

En las provincias del interior las escuelas eran muy pobres y cualquiera que supiera leer y escribir podía ser maestro. La enseñanza religiosa era muy importante y, en cuanto a la disciplina, reinaba el castigo: «La letra con sangre entra» era un dicho común.

Juana creía que las escuelas debían ser lugares alegres, luminosos y limpios. Que al niño había que despertarle el interés por aprender a través del buen trato, del ejemplo, del juego y el amor… Y que ser maestro era una de las profesiones más bellas e importantes para un país.

Su padre era un ingeniero español que defendía las ideas de la Revolución de Mayo (acontecida nueve años atrás). Como  trabajaba para el gobierno haciendo puentes y canales, conocía a hombres importantes como Bernardino Rivadavia y por ello desde muy chica Juana participó en reuniones y escuchó discusiones —muchas veces agitadas— sobre los destinos de la patria.

Aprendió muy pronto a leer y a escribir. Concurrió a la primera escuela para niñas de Buenos Aires que formaba maestras, pero ella se aburría, no le gustaba cómo enseñaban, a veces la aplazaban por no saber de memoria el alfabeto (¡aunque ya leía libros!).

Juana siguió estudiando por su cuenta, tenía mucha facilidad para aprender idiomas y leía cuanto libro caía en sus manos. Entre los 13 y 14 años tradujo del francés dos libros que su padre hizo imprimir en Montevideo. Estudió piano, ¿saben con quién? con Pedro Esnaola, el músico que compuso la primera versión orquestal del Himno Nacional. También le gustaba cantar y  escribir poemas.

Desde joven supo ser muy independiente y participaba en reuniones con escritores, donde conversaba con ellos de igual a igual. En su tiempo, las mujeres debían ser sumisas: debían obedecer primero a sus padres y luego a sus maridos. Vivían prácticamente encerradas en sus casas, cuidando a sus hijos, y a lo sumo realizaban labores domésticas o bordaban y tocaban el piano (si eran de familias adineradas).

Juana pensaba que la inteligencia no tenía sexo y que la mujer debía tener las mismas oportunidades de educación y libertad que los hombres. Pero esto era muy mal visto en aquella época.

Eran tiempos difíciles: la lucha por la independencia seguía sin tregua, los gobernantes no se ponían de acuerdo sobre cómo organizar el país, y Buenos Aires y las provincias del interior estaban siempre peleando por el poder.

Cuando Juan Manuel de Rosas gobierna en Buenos Aires, la familia Manso huye a Montevideo, su padre era unitario y  todos sus bienes son confiscados por el gobierno. A partir de allí comienza un largo peregrinaje, siempre acompañado por la pobreza. Primero vivieron en Montevideo, luego en Río de Janeiro.

En Montevideo, promueve la confección de una bandera argentina que bordan en su casa niñas porteñas y que secretamente llega a los expatriados. Para ayudar a su familia, Juana crea en su propia casa una escuela para niñas. Tenía 22 años y quería implementar nuevos métodos de enseñanza. También solía reunirse con otros escritores exiliados y publicaba poemas en los periódicos.

Cuando Rosas  pacta con el gobierno de Montevideo, ella y su familia se tienen que ir a Brasil. Da clases particulares de español y francés. También abre en su casa, una escuela para niñas, la llama Santa Clara.

Conoce a un talentoso violinista y compositor portugués, Francisco de Sa Noronha. Se enamoran y a los tres meses se casan. Realizan giras por Brasil y luego viajan a Estados Unidos, pero no les va bien, no logran vivir de los conciertos y pasan muchas penurias. Escribe la letra del oratorio Cristóbal Colón con música de su esposo y comienza a redactar su novela histórica sobre el gobierno de Rosas: Misterios del Plata. Allí nace su primera hija, Eulalia, a la que le escribe un diario contando sus penas e impresiones del viaje; no tenían recursos ni siquiera para comer, por lo que se ven obligados a partir.

Se fueron a Cuba, esta vez con mejor suerte. Viajan por toda la isla dando conciertos, se enamora del paisaje, la música y bailes y especialmente de su gente (quizá haya sido su época más feliz),  advierte las injusticias de la dominación española. Allí nace Herminia, su otra hija.  Juana escribe una obra de teatro llamada El huérfano.

Finalmente regresan a Brasil, da clases  particulares de idiomas para las familias acomodadas. Participa en la vida cultural de Río, que terminará siendo su segunda patria. Escribe libretos y obras de teatro que se estrenan con  éxito en importantes teatros. Funda un periódico para mujeres donde presenta sus ideas sobre la igualdad y educación de la mujer, contiene poemas, comentarios de modas, partituras de su esposo y en capítulos su novela Misterios del Plata. Al poco tiempo, su esposo la abandona y se va Portugal. Muere su padre —apoyo y sostén durante toda su vida— y, como en Buenos Aires ya no gobierna Rosas, decide retornar al país.

Juana trae nuevas ideas y experiencias que pensaba podían servir para crear una sociedad más justa. Lamentablemente no fue bien recibida, la veían como a una extraña. ¿Quién era esa mujer pobre, de una familia desconocida, sin marido y con dos hijas? ¿Quién creía que era para traer y enseñar ideas de afuera? Sí: Juana Manso había madurado y era una mujer fuera de lo común.

En Buenos Aires publica artículos y edita un periódico para mujeres: el Álbum de Señoritas, allí expone sus ideas de educación para todos, igualdad de sexos, libertad religiosa y defensa de los pueblos originarios. También incluye por capítulos su novela La familia del comendador donde se manifiesta en contra de la esclavitud. Es ignorada, sus palabras son un escándalo, sólo publica 8 números. Tampoco aceptan su ofrecimiento para trabajar como maestra, las clases particulares no alcanzan para mantener a la familia, por lo que decide regresar a Brasil.

Juana amaba el teatro, ya conocía el ambiente como autora, pero esta vez, para poder mantener a sus hijas, comienza a trabajar como actriz. Toma clases de declamación con un profesor francés. Se une a una compañía de teatro que realiza giras por numerosos teatros y recibe buenas críticas. ¡Qué mujer valiente, talentosa y apasionada!

Su esposo regresa de Portugal y se reconcilian. Se dedican por entero al arte: estrenan obras, realizan conciertos y giras con importantes compañías, ¡también sus dos hijas actúan! ¡Es una familia de artistas!… Pero ganarse el pan diario en ese ambiente, no es fácil, el matrimonio nuevamente se separa. En esa época escribe un libro muy sincero para desahogar sus penas y consolar a los que sufren: «Las Consolaciones».

En 1859, gracias a la ayuda de su amigo José Marmol que le envía el dinero para los pasajes retorna a Buenos Aires con sus dos hijas.  Con honda tristeza se despide de su amada Rio.

Afortunadamente conoce a Sarmiento, que la respalda nombrándola directora de una escuela para niños y niñas. ¡Imagínense una escuela mixta en ese momento! ¡Un escándalo! Se hicieron amigos, coincidían en las ideas y sueños. Tenían un carácter fuerte que no los detendría frente a las adversidades. 

Desde entonces Juana se dedica totalmente a la educación. Enseña, dirige la escuela mixta, sus principios son cultivar la observación, el razonamiento, despertar curiosidad, no aburrir y matar el interés por el estudio con la memorización mecánica sin comprensión. Incorpora juegos, clases de música, cantos, bailes, ejercicios físicos, dibujo, enseñanza de idioma inglés, elimina los castigos físicos, implementa recreos. El fin de la escuela es despertar el amor por aprender y desarrollar un carácter noble.

Promueve la organización del sistema educativo, la formación de las maestras, su asociación para obtener mejor calidad educativa y laboral. Crea bibliotecas populares; da conferencias públicas; traduce obras de educación, escribe el primer libro de lectura de historia argentina para escuelas: el Compendio de la historia de las Provincias Unidas del Río de la Plata y una obra de teatro: La revolución de Mayo de 1810. Defiende sus ideas en la prensa. Es la primera mujer en ocupar un cargo público: es miembro del Consejo de Instrucción Pública. También dirige los Anales de la Educación Común, publicación creada por Sarmiento para fomentar la educación en todo el país. ¡Es incasable, nada la detiene! Pocos la comprenden y valoran: la persiguen y calumnian en la prensa, le ponen obstáculos y, a veces, hasta le impiden con gritos y piedras en los techos, dar sus conferencias. Manchan sus vestidos, la llaman “Juana la loca”.

Ella proclama que la desigualdad se remedia con educación para todos. Critica a los gobiernos por no invertir en educación —para poder dominar mejor a las masas—, y reclama derechos para la mujer y la infancia. También exige libertad religiosa, matrimonio civil y protección para los pueblos originarios. Y decir esto, a través del periódico, la tribuna, el libro y la escuela era demasiado «fuerte» para la época.

Juana Manso estaba segura de su misión: sus ideas tarde o temprano iban a florecer y no importaba si había que sufrir por ellas. Tuvo razón: con el paso del tiempo muchas cosas fueron cambiando y su pensamiento continúa vigente.

Murió a los 55 años, sin honores y en la pobreza. Aun enferma seguía enseñando a leer y a escribir a los niños que vivían en su humilde barrio. Se había convertido a la fe anglicana y, antes de morir, le advirtieron que renegase de su fe para poder recibir los sacramentos y ser enterrada en el cementerio local que pertenecía a la Iglesia. No lo hizo. Fue enterrada en el cementerio inglés, con la siguiente leyenda: «Aquí yace una argentina que, en medio de la noche de la indiferencia que envolvía a la patria, prefirió ser enterrada entre extranjeros antes que profanar el santuario de su conciencia».

En 1915, sus restos fueron depositados en el Panteón del Magisterio, en el cementerio de la Chacarita.

Poco a poco la vamos conociendo más, pero si preguntamos al público en general, ¿quién fue Juana Manso? ¿cuántos podrán responder? Apenas la conocen,  ¿por qué será?…

María De Giorgio