Reflexiones de Juana Manso

Algo más diremos sobre la idea del Sr. Sarmiento en mandar a Boston por personas competentes para poner en práctica un sistema general de Educación común. ¿No se gastan ríos de oro en enganchar en Europa soldados mercenarios para que vengan a defender, nuestras fronteras de los Indios? Pagase un precio enorme por hombres que podría engancharse aquí, y que lejos de traer al país adelanto material, seguridad siquiera, son átomos de barbarie agregada a la que poseemos, y desertores cuyo fin solo Dios sabe. Por qué no se aceptaría la idea del Sr. Sarmiento, la única tal vez que ofrezca resultados prácticos para el porvenir?!

Sin Maestros no se puede educar la juventud y sin un sistema organizado que generalice los beneficios de la educación en el pueblo, la perpetuidad de la República es imposible.

Comprendan al fin nuestros gobiernos, que la Educación pública, es el ramo más importante de la Administración; y pongan manos a la obra confiando su ejecución al único hombre capaz de darle dirección, impulso, y forma.

Llámese a Sarmiento al seno de la patria, de la patria que lo necesita, nómbresele superintendente general de Escuelas de la República Argentina con poderes amplios y dinero en abundancia para erigir el monumento de nuestro honor, abriendo las fuentes inagotables de la riqueza y del poder que elevarán a la República Argentina sobre todos los pueblos de la América del Sud. Que venga Sarmiento a crear la ley, la costumbre, el sistema, a fundir el molde en que vaciadas una a una las generaciones del porvenir, haga de nuestra patria un edén, un asilo al proscripto y el paladín de la libertad universal. Por qué dejamos ese hombre de genio gastarse en la inacción? Por qué no aprovechamos para el bien de la patria la energía de su poderosa voluntad, su vasta ilustración, su amor profundo a la humanidad? Por qué estamos haciendo con él, lo que la barbarie y la Federación, hicieron con el genio de Rivadavia, y con el poeta épico del Plata, con Juan Cruz Varela muerto de nostalgia y devorado por la fiebre de su estro esterilizado, en el destierro? La misión del genio es pensar, sentir y crear, cada hombre nacido para operar el bien sobre la tierra y atado a la roca de la inacción, luchando con la desesperación como Prometeo, es un sacrificio inútil para la humanidad cuya falta recae como una maldición de Dios sobre la frente de los pueblos ingratos. El haber arrojado a Rivadavia del gobierno el año 26 nos ha costado 20 años de martirio y de tiranía: qué nos costará dentro unos años más redimir a Sarmiento a la impotencia? Tenerlo como a Tántalo viendo el agua sin poder llevará sus labios sedientos una sola gota!

Ese hombre que ve prácticamente como se labra la felicidad de un país, y que recuerda el suyo pobre, y desgraciado, que sabe cómo curarlo y no puede, debe sufrir tormentos atroces, como sufrió Rivadavia devorando en su corazón de gigante aquel dolor sin nombre que debió extinguirse solo con su vida. ¡Oh! no hagamos lo mismo con Sarmiento!

Es el solo hombre que en toda la extensión de Sud América, posee, el de secreto de hacer efectiva la prosperidad que nos prometen nuestras instituciones libres.

Entre 25 millones de habitantes, que tiene esta América, Sarmiento es la lumbrera destinada a reflejar su luz en el espacio de los siglos; no nos engañemos, no es un literato, no es un estadista, es un Representante de la humanidad el que tenemos en él; llamémoslo a la patria y confiemos a sus hábiles manos el timón de la nave; que él nos llevará al puerto de la felicidad.

Juana Manso. Anales de Educación Común, 1866, pág. 71

There are no comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart