La Recova Vieja y las escuelas. Notable artículo del Inspector Jeneral de Escuelas Pedro D. Quiroga

Con sumo placer trancribimos en las páginas de los Anales el artículo del jóven Inspector de Escuelas, Don Pedro Quiroga, que vá á continuacion. El Sr. Quiroga pisa en un terreno firme y solo nos resta felicitario de todo corazon por su bello artículo escrito con la conciencia del educacionista.

LA RECOVA VIEJA Y LAS ESCUELAS

Han sido publicados últimamente, un proyecto del Municipal Sr. Tamini y otro del Diputado á la Legislatura Provincial Sr. Rom, relativos á la expropiacion de la Recova Vieja y su demolicion para dar mayor ensanche á la plaza de la Victoria.

Perfectamente de acuerdo, en el fondo, con el pensamiento que esos proyectos envuelven, no puedo estarlo, sin embargo, en cuanto á su oportunidad; por que hay otras necesidades públicas que reclaman con urgencia una atencion de preferencia esclusiva.

Creo que el corazon de todo buen ciudadano debe sentirse agradablemente conmovido al ver que entre nosotros se resuelven grandes problemas económicos, como la afijecion de un tipo al papel moneda y su amortizacion insensible por medio de la oficina de cambio; que se construyen sin mayores sacrificios, grandes trozos de caminos de fierro; que se echan sólidos puentes sobre los pantanosos arroyos de nuestra campaña; que se hace circular por arterias de fierro desde el corazon de la gran ciudad el agua que la está dando nueva vida, aunque sea por lo pronto como un ensayo del gran sistema que próximamente debe realizarse; que se trata de hacer práctico el sublime sueño de Rivadavia en el puerto de Buenos Aires; que legisladores y administradores se ocupen sériamente en alejar de esta ciudad las causas deletéreas que amenazan su existencia, y en dotarla de nuevos y vigorosos pulmones con la multiplicacion de las plazas y el ensanche de sus calles.—Todo esto es muy bueno y merece el aplauso y la cooperacion de todos los hombres bien intencionados.

Sin embargo, hay un interés supremo, el mas vital de todos los de un pueblo, como es la educacion popular, postergada y culpablemente descuidada por todos, desde que, por nuestra emancipacion política, pesa sobre cada jeneracion como un deber imprescindible, como una deuda que va acumulando sus intereses impagos y que alguna vez tendremos que amortizar completamente en obsequio á nuestra civilizacion y á nuestra prosperidad moral y material.

Desgarra el alma del observador la indiferencia por la educacion del pueblo, que vá trasmitiéndose de jeneracion en jeneracion; como si la historia no contuviera en sus pájinas innumerables ejemplos de los funestos estragos que han causado la ignorancia y el fanatismo; como si no tuviéramos ante nuestros ojos el terrible episodio de la rica y fuerte nacion paraguaya, reducida en estos momentos á pavesas, á consecuencia de esas causas; como si fuera tan poco instructiva la leccion dada al mundo ayer nomás, por la Prusia y los Estados del Norte de la Union Americana, en cuyos maravillosos hechos ha intervenido principalmente la enorme potencia de una sólida educacion popular; y por fin, como si no nos tocara tan de cerca el hecho de no tener un precio conveniente en los mercados de consumo de nuestros frutos, materias primas, producciones casi espontáneas en que la industria ó el injenio del hombre entran por muy poco ó nada, viniendo á hacerse por esta causa, difícil y precaria la situacion de la mayor parte de nuestros habitantes, que no tienen ni pueden desarrollar tan pronto como es necesario, otras industrias capaces de saldar la diferencia que resulta del consumo de artículos de primera necesidad importados del estranjero.

Entre tanto, es solamente por medio de una educacion sólida y práctica, que estos males han de tener un eficaz remedio entre nosotros. No basta que sigamos haciendo lo que hasta aquí, salvando hasta cierto punto las apariencias en materia de educacion.

Es necesario que este gran interés social se convierta para nosotros en una fuerte preocupacion pública, á fin de precavernos en tiempo contra las funestas consecuencias de la ignorancia en las situaciones críticas que pueden venirnos. Es necesario no dejarnos engañar por el amor propio satisfecho con esa media luz que se advierte en nuestra atmósfera social, y que nos demos cuenta sériamente de algunas cuestiones como estas.

¿A qué de positivo conduce la instruccion elemental que recibe solamente una cuarta parte de los niños que se hallan en estado de educarse?

¿Cuántas casas de escuela hay en toda la provincia apropiadas á las necesidades de su destino?

¿Cuántos alumnos pueden contener estas casas y cuántos contienen en efecto?

¿Cuántos niños hay en estado de educarse, cuántos reciben educacion y cuántos nó?

La educacion que se recibe en nuestras escuelas, cualquiera que sea el número de los favorecidos ¿es completamente adecuada al progreso y á las necesidades sociales?

¿Cuántas Bibliotecas hay en toda la provincia, capaces de proveer eficazmente á la educacion que uno se dá á sí mismo, en relacion con las necesidades de la ocupacion á que cada uno se dedica como medio de vivir y prosperar, como continuacion de la educacion puramente instrumental que se recibe en la escuela?

¿Cuántas Escuelas Normales de uno y otro sexo tenemos para la formacion de maestros de primer órden?

¿Qué cantidad de territorio se encuentra bajo cultivo por la industria de nuestros habitantes?

¿Qué otras industrias se desarrollan en el país, capaces de hacer su prosperidad?

Hé aquí las cuestiones que, á la par de las de ferrocarriles, telégrafos y vapores, debieran preocupar constantemente á la prensa periódica, reducirse luego á leyes por los delegados del pueblo, y á hechos por el pueblo mismo dirijido con intelijencia y patriotismo. No creo que falte la buena voluntad en el pueblo para segundar esta saludable iniciativa y aun para tomarla oportunamente; pues tenemos la prueba de un hecho análogo en las enormes sumas de dinero y de otros recursos con que espontáneamente ha contribuido para aliviar la suerte de las victimas de la guerra del Paraguay, ¿Serían para el pueblo menos dignos de su solicitud filantrópica sus propios hijos, víctimas de la miseria del alma, la mas funesta de todas las miserias, que los inválidos, los huérfanos, los mendigos y los inmigrantes que llegan á estas playas? – Creo que no, y que ninguna contribución pagaría con mas gusto que la que se le impusiera equitativamente con destino esclusivo á la educacion, á cuyo objeto contribuiria además voluntariamente y con largueza.

Hé aquí, por otra parte, cuestiones que necesitan una solucion perentoria, si hemos de consolidar nuestras instituciones, nuestras libertades y nuestra prosperidad en todo sentido: y ya que las he enumerado voy á examinarlas lijeramente en apoyo de la idea que me ha inducido, á escribir estas líneas, esto es, que debe preferirse la construccion de buenas escuelas con los fondos de que se pudiera disponer para la compra y demolicion de la Recova vieja.

La construccion de escuelas es una necesidad urjente, sobre todo en la ciudad, en donde no hay sino dos casas regulares, y se necesitan por lo menos sesenta y ocho. Es un negocio ruinosísimo para la Provincia el que actualmente hace, alquilando á precios muy subidos casas particulares con destino á escuelas públicas.

Las casas particulares, ademas de que no se consiguen sino de muy mala calidad para este objeto, nunca pueden reunir las condiciones de hijiene y de comodidad que son aconsejadas por la ciencia. No pueden vivir cien niños aun por pocas horas, en piezas calculadas para media docena de personas, sin sufrir gran deterioro en su salud.

Entre tanto, la sola municipalidad paga por el alquiler de casas para escuelas en la ciudad 37,300 pesos m/c mensuales, los que no tardarán en subir á 40,000 segun los precios que están pidiendo los propietarios. El Gobierno gasta por su parte mensualmente, quince mil seiscientos pesos y la Sociedad de Beneficencia no ha de pagar menos de cuarenta mil pesos segun datos aproximativos recojidos de buena fuente. Sumando estas cantidades, tenemos un gasto mensual de noventa y dos mil novecientos pesos, y al año un millon ciento catorce mil ochocientos pesos que corresponden como interés al 7 p % anual que cobra el Banco, á un capital de pesos m/c. quince millones, novecientos veinticuatro mil doscientos ochenta, setenta y dos centavos.

Ahora bien; antes de pensar en obras públicas de lujo, la Provincia haria un brillante negocio tomando del Banco ó contrayendo un empréstito en el estranjero, por la suma necesaria para construir cien grandes escuelas, que es lo menos que se necesita en la ciudad y en la campaña, con la seguridad de que en muy pocos años podria amortizar la deuda con el ahorro de alquileres y con los otros recursos que constituyen el fondo de las escuelas.

La Municipalidad podria destinar á este objeto todos los terrenos de su propiedad que tiene diseminados en toda la ciudad, y de esta manera la obra seria mas económica y realizable.

En cuanto al número de edificios que se proponen, él está justificado por las necesidades que actualmente se sienten, para dar educacion si es posible, á todos los niños que se hallan en disposicion de recibirla.

Computando por lo bajo la poblacion total de la Provincia en cuatrocientos mil habitantes, tenemos ochenta mil niños en estado de educarse.¿Cuantos de estos reciben educacion?

Tomando por base los datos que trae el Mensaje del Gobierno Provincial, sobre la concurrencia á las escuelas públicas en el año pasado tenemos……………………………. 13,353 niños.

En la Universidad, matriculados……………………………………………….    1,215 niños.                                       

En la Facultad de medicina………………………………………………………..           95

En el Colejio Nacional    ………………………………………………………………         240

En las escuelas y colejios particulares, segun los datos recojidos á fines del año 66, que son los únicos que existen á este respecto (7,591) y aumentándolos en un 10 p %….. ………………………………………………………… 8,350

  Total. . . . . . . . 23, 135 niños

Deducida esta cantidad de los 80,000 niños en estado de educarse, tenemos la enorme cifra de 56,865 niños destituidos de toda educacion. Y si á esto agregamos los adultos que no tuvieron ocasion de educarse, los que han vuelto á la ignorancia al salir de la escuela por falta de libros y de otros estímulos, y por fin la cantidad de 30,000 inmigrantes que se nos incorporan anualmente, la mayor parte de los cuales no saben leer ó tienen un circulo de ideas muy limitado, se deducen de estos hechos, consecuencias que nos harian temblar de miedo por el porvenir, si nos preocupásemos lo necesario de esta materia.

Parece que es llegado el momento de poner eficaz remedio á estos  graves males con preferencia á todo otro interés. El censo de poblacion que va a practicarse en breve, nos dará la clave para resolver cuestiones de este jénero; y es necesario no perder la oportunidad.

Con respecto á la eficacia y á la utilidad real, productiva de la educacion primaria entre nosotros, baste saber que ella es puramente instrumental ó preparatoria para la adquisicion de ideas con mas ó menos estension segun la profesion que se abraza ó los medios de que se dispone; y si nos fijamos en que solamente en Chivilcoy existe un plantel de Biblioteca Popular, no habiendo otro de este jénero en toda la Provincia, resulta que bien pronto, las tres cuartas partes de los niños que no tienen un libro en que instruirse despues que salen de la escuela, vendrán á engrosar la enorme cifra de los ignorantes, perdiéndose lastimosamente el fruto de la educacion rudimental.

Creo que fué en las sesiones del año pasado cuando un diputado provincial á quien no conozco, pero que me merece el concepto de tener muy buen sentido y patriotismo presentó una mocion para destinar doscientos mil pesos á la creacion ó auxilio de bibliotecas populares en la campaña, y por desgracia esa buena idea no tuvo éco en la Lejislatura ¿No se prestaria el Sr. Diputado Rom, cuyas ideas progresistas son bien conocidas, á resuscitar ese proyecto, y á presentar otro destinando 20 ó 30 millones de pesos á la construccion de edificios de escuela, postergando el suyo relativo á la espropiacion de la Recova, por cuatro ó cinco años? Tengo la esperanza de que sí, y que será segun dado calurosamente por tantos otros Diputados entusiastas por muestro progreso en todo sentido.

Una erogacion como esta puede hacerse posar esclusivamente sobre las jeneraciones presentes, porque tendrian con ella un beneficio mas directo las venideras, y sería muy justo comprometerlas a pagar la parte proporcional que les corresponda, del empréstito que se levantase con este destino.

Gastos de este jénero que son esencialmente reproductivos, vendrian á darnos muy pronto la solucion de cien cuestiones de alto interés público y á multiplicar las rentas que por ahora se encuentran en un estado de languidez que nadie ignora.

¿Cuantos hombres pueblan nuestras, cárceles y cuanto cuesta á la  Sociedad su manutencion y el precaverse de sus maldades por los resortes judiciales y policiales?

Un sistema de educacion sólida que persiguiera la ignorancia como el peor enemigo del pueblo hasta en los calabozos, dária grandes resultados económicos que permitirian acometer hasta la grande empresa de ensanchar todas las calles y plazas de esta hermosa ciudad, por que en cada habitante podriamos contar un productor de riqueza, lo que está muy lejos de suceder al presente.

La estadistica nos demuestra que sobre 7 mil leguas de muestra campaña bajo el dominio de 250,000 habitantes, hay solamente 56,543 cuadras bajo cultivo, cantidad igual con poca diferencia á la superficie cultivada que presenta la Provincia de San Juan, que es completamente árida en cuatro quintas partes de su campaña. Yo desearia encontrar alguien que me convenciese de lo contrario con respecto á las conclusiones que estoy estableciendo con el alma llena de amargura.

Bien sé que la Provincia de Buenos Aires es la que mas esfuerzos hace entre todas sus hermanas, por ponerse á la altura de civilizacion que le corresponde por su situacion jeográfica y por su riqueza; pero no se me oculta que estamos muy al principio de la gran tarea, muy á la falda de la montaña, en cuya cima se encuentran realizadas y ligadas por una filiacion misteriosa estas ideas:—Educacion popular universal—Civilizacion—Ilustracion—Variedad de industrias desarrolladas—Riqueza pública y privada—Paz y prosperidad jeneral.

Pedro D. Quiroga

Ortografía original. Anales de la Educación Común. Vol. VII, 1869.

There are no comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart