JUANA PAULA MANSO 1819-1875

“ Una triste experiencia tenemos, de cuanto es importante, derramar la
ilustración de las masas, si hubiera sido ese primer paso después de mayo de
1810…tal vez ni tanta sangre habría empapado estas tierras, ni tantas
lágrimas habrían corrido.”
Juana Manso, Álbum de Señoritas, N º 2.
8 de enero de 1854.

Escriba, combata, resista…son palabras que en boca de Domingo F. Sarmiento
describen a una gran mujer, cuya existencia intensa y azarosa recorrió el escenario
político y cultural de varias décadas del siglo XIX, Juana Paula Manso.

Nacida en Buenos Aires el 26 de junio de 1819 y fallecida el 24 de abril de 1875
en la misma ciudad, Juana Manso fue escritora, traductora, periodista, maestra y
precursora del feminismo en Argentina, Uruguay y Brasil. Su vida atravesó el período
en el que el territorio de las Provincias Unidas del Río de La Plata- que incluía lo que
hoy es el Uruguay- estaba signado por las guerras de la independencia, las disputas con
países limítrofes y las guerras civiles que disputaban el modo en que debía constituirse
el Estado, la Nación y el gobierno de un nuevo país que se estaba independizando. A los
veinte años conoció el exilio y su familia, opositora al régimen rosista, tuvo que
emigrar a Montevideo y posteriormente a Brasil.

Nuestro amplio territorio se dividía en regiones a cuyo frente se encontraban
dirigentes políticos criollos, en algunos casos caudillos que disputaban por la
hegemonía política, apareciendo formas embrionarias de estados provinciales con
desigual grado de desarrollo. Esta compleja situación se mantuvo hasta las últimas
décadas del siglo, momento en el cual se consolida un modelo estatal centralizado en el
puerto y la ciudad de Buenos Aires, a través de la forma representativa de la República.

Las experiencias de escolarización que existieron en el siglo XIX mantenían
escuelas de formato colonial con influencia de los siglos anteriores y otras que
empezaban a surgir. Recién en las últimas décadas de ese siglo se configuró un sistema
para la instrucción pública, momento de condensación de los debates y en donde ocupó
un lugar relevante el accionar de Juana Manso

Sus ideas

Juana Manso compartió su pensamiento con las concepciones del movimiento
de Mayo alrededor del cual se articulaban ideas de emancipación, republicanismo,
ilustración, soberanía del pueblo, oposición a la esclavitud, progreso. Junto con otros
intelectuales de la época – entre los que se destaca Sarmiento – Manso estuvo
comprometida con el proyecto ilustrado de la educación popular y con la construcción
republicana del conjunto de la ciudadanía a través de la educación. Su obra escrita
evidenciaba la aspiración por un colectivo alfabetizado con inclusión en las
instituciones republicanas y en el progreso nacional.
Como parte del movimiento romántico y el pensamiento racionalista de la época
ella entendía que la humanidad no retrocedía jamás y que el progreso era su destino
inevitable. En concordancia con las ideas de la ilustración, Juana Manso impulsaba el
abandono de las formas opresivas como la esclavitud y el racismo. Así, luchó contra los
prejuicios y la intolerancia y por la necesidad de superar convenciones sociales,
familiares o religiosas que atentaban contra la libertad de conciencia. Estas ideas fueron
duramente criticadas por la Iglesia; por su condición de librepensadora al fallecer, su
cuerpo quedó insepulto durante dos días. El espacio femenino había estado constituido
por el escenario doméstico; la igualdad de capacidades y oportunidades y el derecho a
la realización personal de las mujeres estaban excluidos del discurso público. Manso
apuntaba al fortalecimiento de la individualidad de la mujer, con participación en el
campo intelectual y social.

Juana Manso tuvo una presencia relevante en la cultura rioplatense a través de la
escritura y la palabra difundiendo sus ideas sobre la emancipación de la mujer y la
importancia de la enseñanza desde las edades tempranas. La educación debía
contemplar prácticas pedagógicas que emanciparan el pensamiento, sin restricciones
dogmáticas o morales.

Su obra

En 1841 creó en su casa de Montevideo el Ateneo para Señoritas en el que se
brindaban lecciones de aritmética, lectura, gramática, francés, piano, canto y dibujo.
Publicó coplas, análisis filosóficos, obras de teatro, también semanarios con crónicas
sociales y artículos dedicados a la educación de la mujer y su emancipación. A su
regreso a Buenos Aires publicó la novela “La familia del Comendador”, su prédica
antiesclavista y la defensa de la libertad de culto hicieron que fracasara la venta por lo
que debió regresar al Brasil.

En 1859 conoció a Domingo F. Sarmiento con quien compartió las ideas sobre la
escuela pública y mixta. Cuando él fundó la Escuela de Ambos Sexos Nº 1 la nombró
directora y apoyó la redacción de los Anales de la Educación desde donde Juana Manso
difundió las ideas sarmientinas y los nuevos planes de enseñanza. En ellos postuló el
aprendizaje basado en la observación y la reflexión, el respeto a las necesidades y
grados de maduración del niño.

En 1862, escribió el Compendio de la Historia de las Provincias Unidas del Río
de la Plata, manual de historia con lenguaje sencillo para los primeros años de
enseñanza y brindó impulso para la fundación de bibliotecas públicas, como era el deseo
de Sarmiento.

En medio de críticas duras por sus ideas, Juana Manso inauguró con mucha
dificultad un espacio decididamente ajeno a la casa: la conferencia. Mediante ellas se
dirigió principalmente al público femenino con el propósito de dar a conocer sus ideas
sobre política y religiosidad, hecho que generó acusaciones e irritación inusitadas. Las
conferencias para maestras destinadas a la profesionalización de la docencia no
corrieron mejor suerte. Las clases consistían en lecturas y ejercicios para la instrucción
en diversas materias pero la reacción ante ellas terminó con un pedido a la autoridad
educativa para que sean suspendidas acusando de inmorales las clases de gimnasia que
Manso intentaba introducir.

Sarmiento pudo describir esa situación en una carta cuando dijo: “Son las
lecturas las que irritan. Es la primera vez que se introduce la práctica de hablar en
público sobre cualquier materia. Sólo el púlpito estuvo en poder de esa prerrogativa.
Hoy lo está el pensamiento”.

Otra práctica que Juana Manso realizó reiteradamente fue la de la traducción. En
ellas encontró la oportunidad de revisar aspectos de la cultura y la educación, también
la posibilidad de difundir ideas a través de cartas. La correspondencia que mantuvo con
Sarmiento y Mary Peabody de Mann fue publicada por ella con ese propósito.

Probablemente, uno de los aportes más relevantes para desplegar sus ideas sobre
educación haya sido la Revista Anales de la Educación Común. Ésta era una
publicación de carácter semioficial, patrocinada por el gobierno de la provincia de
Buenos Aires, pero independiente de las autoridades escolares. Apareció el 1º de
noviembre de 1858, fundada y dirigida por Sarmiento hasta 1865, fecha a partir de la
cual la dirigió Manso hasta su muerte.

En 1869 fue designada vocal del Departamento de Escuelas. Desde allí proponía
que se formaran comisiones parroquiales para la atención de la infancia indigente con
alimentos, ropas y libros dando origen a las cooperadoras escolares. Tampoco descuidó
la pretensión de mejorar las metodologías de la enseñanza ligadas hasta ese momento a
prácticas rígidas, rutinarias y monótonas. Proponía educar al niño interpretando la
Naturaleza, sin descuidar la música y la poesía. Cuestionaba el terror y la
memorización, que eran los métodos frecuentes de enseñanza en el Río de la Plata, por
lo que asumió la defensa del niño apuntando a desterrar los castigos físicos imperantes
en la educación del siglo XIX.

Educar desde la temprana edad

Una de las contribuciones que hizo Juana Manso a la educación argentina fue el
impulso para la creación de Jardines de Infantes, retomando algunas experiencias
previas que se habían llevado a cabo durante el gobierno de Bernardino Rivadavia en la
década de 1820. A través del intercambio de cartas con Mary Mann tomó contacto con
el movimiento del Kindergarten desarrollado exitosamente en los Estados Unidos y
alentado por el propio Sarmiento desde su visita a ese país. A través de los Anales,
Manso difundió los beneficios de los Jardines de Infantes e informó a las maestras el
carácter de los mismos, recomendando canciones, traducciones para rondas, gimnasia y
juegos.

Fue promotora de las ideas de Pestalozzi y Froebel, a quienes se ocupó de
traducir con la idea de promover estas instituciones y formar maestras para los niños
más pequeños.

Juana Manso propició la educación infantil, la profesionalización del docente, la
difusión del republicanismo, la tolerancia y el respeto. Su convicción era profunda: la
emancipación de la Nación implicaba la emancipación de los intelectos.

Juana Paula Manso fue parte en la lucha que llevaron a cabo los hombres y
mujeres en la construcción del armado del Estado- Nación y que debieron confrontar
con los resabios de la cultura colonial fuertemente arraigada.

En el mes del Maestro, la Dirección Provincial de Educación Inicial le rinde homenaje a
Juana Paula Manso, quien con su palabra plena de convicción y de coraje, ha trazado los
primeros recorridos de la educación para los más pequeños, con una presencia que la
sobrevive.

Bibliografía
María Gabriela Misraje. Argentinas de Rosas a Perón. Editorial Biblos. Biblioteca de
las Mujeres. 1999.
UNESCO. Publicación. Oficina Internacional de educación. Vol. XXXV, nº 1. 2005
Silvia Miguens. Cómo se atreve. Una vida de Juana Paula Manso. Narrativas
históricas. Sudamericana. 2004.
Irene Ocampo y Elizabeht Fernández. Rimaweb.

There are no comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart