El Jornal das Senhoras por Raúl Antelo

Aunque el maestro Noronha rinda a su esposa “Tributo de afetuosa estima” (Jornal

das Senhoras, 21 junio 1852, p. 199) ensalzándola con ditirambos de aficionado,

Joana Paula Manso de Noronha

O mais nobre coração teu peito encerra

Amizade, virtude, amor, constância

Não posso resistir aos teus agrados

Ninguém mais do que cultos te rende,

a pesar de ello, no debía ser cómoda la situación de su esposa en la Corte fluminense.

Juan Bautista Alberdi, en una de sus visitas, observa que “la mujer de Río es negra, pequeña,

flaca, mal configurada, sin gracia. No tiene sino los bellos ojos de la mujer intertropical. La

mujer de Tucumán reúne a este mérito, el del color blanco y la gracia andaluza. (…) En la

sociedad las mujeres se paran a la entrada de una visita, aunque sea de hombre. Visten mal

y su trato es mezquino y de una gravedad de mal gusto. Está lejos de poseer la dignidad de

la mujer europea ni la del Plata. En todo se advierte que la mujer es un ente abyecto y

degradado aquí”9 lo que, en parte, justifica que el activismo feminista, cuando no

abolicionista y republicano, fuese incluso más intenso que en Buenos Aires o Montevideo,

como lo prueban Narcisa Amalia o Beatriz Francisca de Assis Brandão, socia honoraria,

esta última, del Instituto Histórico e Geográfico, a instancias de Joaquim Norberto.

Por otro lado, tenemos la prédica de la prensa femenina (O Jornal das Senhoras, Bello Sexo, A

mulher, A Família, O Domingo y, hacia fines del siglo, O Quinze de Novembro do Sexo Feminino)

cuyo soporte teórico era, entre otras obras, la Vindication of Rights of Woman de Mary

Wollstonecraft, traducida por Nísia Floresta Brasileira Augusta (es decir, Dionísia

Gonçalves Freire Pinto) escritora de Floresta, Rio Grande del Norte (1810-1885), que lo

vierte con el título de Direitos das Mulheres e Injustiça dos Homens (Recife, 1832).

Las ideas de Mary Wollstonecraft, famosa como líder feminista y no menos como madre de Mary Shelley, obtienen la inmediata adhesión de Joana M. de Noronha y otras autoras de la

época. Leemos, por ejemplo, en O Jornal das Senhoras, que la emancipación moral de la

mujer “é o conhecimento verdadeiro da missão da mulher na sociedade; é o justo gozo dos

seus direitos, que o brutal egoísmo do homem lhe rouba, e dos quais a deserda, porque tem

em si a força material, e porque ainda se não convenceu que um anjo lhe será mais útil que

uma boneca”10. En la divulgación de ese ideario, otra argentina residente en Río de Janeiro,

Maria Benedita de Oliveira Barbosa (?-1886), se presenta con el seudónimo de Zaira

(anagrama, por lo demás, de Aires, los buenos y originales) en un libelo: Zaira Americana

mostra as vantagens que a sociedade inteira obtém da ilustração, virtudes e perfeita educação da mulher como mãe e esposa do homem (Rio de Janeiro, Typographia Dous de Dezembro, 1853).

Por lo tanto, cuando el año nuevo de 1852, Joana Manso de Noronha publica en la

Typografia Parisiense de la rua do Ouvidor ese primer número de su periódico de modas,

literatura, bellas artes, teatro y crítica, el Jornal das Senhoras, no estamos ante un hecho

aislado sino ante una experiencia concreta de emancipación moral de la mujer en un

espacio urbano ya configurado. Ello no obsta que esa emancipación sea aún tímida e

inestable, mezclada a menudo con reivindicaciones políticas, económicas, de ascenso social

o prestigio mundano y comúnmente indiferenciada en relación a su objeto, del que es

incapaz de distanciarse crítica o irónicamente. Ese carácter ambiguo del imperativo ético

(ser ciudadana pero también ama de casa) se legitima gracias a la hegemonía preponderante

que en esos discursos ejercen las pasiones sobre los actores sociales, lo que, lejos de

aumentar el rendimiento narrativo, aplana al conjunto y exime a la misma pasión del más

somero análisis. Por otra parte, como esos ensayos de emancipación moral eligen la ficción

folletinesca como vehículo específico, no es raro constatar que sus relatos se elaboren

también de forma doméstica, recombinando elementos extraídos de modelos más logrados,

por ejemplo, las memorias y los relatos de viaje (señalemos, por ejemplo, las mismas

“Recordações de viagem” de Manso, “O General Thomas Polegada e Ritinha a cubana” o

“Casa de refúgio para os meninos e meninas pobres no estado de Pensylvania”, divulgadas

en el Jornal das Senhoras), relatos en su mayor parte masculinos, letrados y europeos. Se

inscriben, por lo tanto, en una lógica de mestizaje cultural que construye identidades

nacionales a partir de la idea de que la soberanía cultural no reside en rechazar lo otro sino

en incorporarlo. Es en esa posición que debe ser evaluada Juana Manso: editora,

traductora, narradora, en una palabra, mediadora, lo cual no disminuye sino que aumenta

su interés.

Citas

8 Mármol, José. “Poesia e matrimonio. Fragmentos de minha carteira de viagem”. Ostensor Brasileiro. Rio de Janeiro, 1845, p. 210-2.

9 Alberdi, Juan Bautista. Memorias e impresiones de viaje. Ed. por Joaquín V. Gonzalez. Buenos Aires, La Facultad,

1924, p. 273-4.

10 Noronha, Joana P. Manso de. “Emancipação moral da mulher”. Jornal das Senhoras. Rio de Janeiro, 25 ene.

1852, p. 12-13.

Fragmento de O JORNAL DA SENHORA DE NORONHA por Raúl Antelo, Universidade Federal de Santa Catarina, leer texto completo en http://revistas.javeriana.edu.co/index.php/cualit/article/view/15107

 

 

There are no comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart