El Álbum de Señoritas y la emancipación de la mujer por Irene Susana Coromina

Juana Paula Manso de Noronha (Buenos Aires, 1819-1875), escritora, periodista y educadora argentina, es prácticamente desconocida por el público lector actual. Excluida del canon por Ricardo Rojas, el autor de la clásica historia de la literatura argentina1, Manso ha pasado a la historia como poco más que la fiel colaboradora de Domingo Faustino Sarmiento en su cruzada por la educación. La realidad, sin embargo, desmiente la historia oficial. El examen de la vida y obra de esta mujer realizado por los críticos recientes ha dado como resultado la reivindicación de su persona. A pesar de que Manso obró fundamentalmente en el campo de la educación, también incursionó en el periodismo, donde desarrolló parte de su labor literaria. En 1854 empezó a redactar y publicar una revista cultural titulada Álbum de Señoritas, dirigida al público femenino de Buenos Aires. Fue una experiencia breve, ya que se vio obligada a abandonar la empresa después de ocho números. El fracaso del Álbum revela la magnitud del impacto que produjeron sus páginas en la sociedad de la clase privilegiada, que constituía el único público lector en la Argentina al llegar a su término la dictadura de Juan Manuel de Rosas. Un breve análisis del Álbum ayuda a comprender las razones que llevaron a su autora a interesarse por la realidad social de su tiempo –a través del periodismo y la literatura– y a proyectarse en la esfera pública –a través de su obra periodística y pedagógica–. También serán evidentes las causas del ostracismo al que fue sometida en cuanto pensadora y escritora.
Manso fue pionera en varios ámbitos distintos. Primero, defendió la inteligencia de la mujer en una época en la que sólo se valoraba su modestia y su sumisión a la autoridad masculina. Segundo, expresó, con mayor convicción que nadie en el siglo XIX, la necesidad de educar a la mujer, preparando el terreno para el logro de las libertades civiles que le fueron otorgadas antes de finalizar el siglo. Tercero, fue la primera persona que pronunció conferencias de carácter cultural y pedagógico en el país y cobró dinero por hacerlo (Guaglianone, 1968: 18). Cuarto, escribió la primera novela publicada en la Argentina, La familia del comendador, en 1854 (Fletcher, 1994: 109). Quinto, fue la primera mujer argentina en desempeñar un cargo político de importancia, al ser designada Vocal del Consejo de Instrucción Primaria, órgano del Departamento de Escuelas creado por Sarmiento en 1869 (Velasco y Arias, 1937: 171). Por último, si bien Manso no redactó ni editó el primer periódico femenino de la época, sí fue la primera persona dedicada al periodismo porteño que se atrevió a integrar asuntos políticos con otros de índole literaria en una misma publicación (Frederick, 1998: 22). Esta última contribución de Manso a la historia literaria y social argentina cobró forma en el Álbum.

Leer completo en https://www.journals.uio.no/index.php/Dialogia/article/download/4061/3536

There are no comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart